Lenguaje corporal. Úsalo a tu favor

El lenguaje corporal

El lenguaje corporal es importante en todas las relaciones sociales, no solamente en una exposición en público. En cualquier conversación privada, o dentro de un grupo, e incluso aunque no exista comunicación verbal, nuestro cuerpo y nuestros gestos exponen más de lo que a menudo queremos revelar.

Entre 1967 y 1969, el profesor Albert Mehrabian publicó sus estudios acerca de la comunicación y su regla del 55-38-7. Esta regla dice que tan sólo el 7% de la comunicación es verbal (el discurso), mientras que el otro 93% se reparte entre el tono de voz (38%) y el lenguaje corporal (55%). Las conclusiones de sus estudios revelan que los tres tipos de comunicación han de ser coherentes en nuestro discurso: si mientras decimos a una persona “Confío en ti”, mantenemos la vista en el suelo y los brazos cruzados, nuestro mensaje no parecerá coherente y no nos creerán.

Esta regla no puede aplicarse como una ecuación – hablamos de psicología, no de matemáticas – y tiene sentido cuando los tipos de comunicación no son coherentes. Cuando detectamos una incoherencia en el lenguaje, tendemos a darle mucha más importancia al lenguaje corporal, menos al tono de voz y apenas hacemos caso del mensaje. Pero mientras el lenguaje sea coherente, este 7% adquiere una gran importancia. En el post acerca de las palabras positivas puedes encontrar más información del impacto que generan las palabras en nuestro interlocutor.


Si mientras decimos a una persona “Confío en ti”, mantenemos la vista en el suelo y los brazos cruzados, nuestro mensaje no parecerá coherente y no nos creerán

Interpretación del lenguaje corporal

No debe interpretarse un gesto aislado como una indicación inequívoca del reflejo de una emoción interna. Factores externos como la temperatura o la luz, las circunstancias personales de una persona e incluso cualquier experiencia previa a nuestra conversación puede afectar en el cuerpo provocando nerviosismo, sudoración, o movimientos incómodos. Deben interpretarse conjuntos de gestos e intentar entender al interlocutor.

El lenguaje corporal - el rostro

Imagen por Ludvig Wiese en Unsplash

¿Qué revela nuestra cara?

“La cara es el espejo del alma”. Además, normalmente es la zona a la que prestamos más atención durante una conversación.

Mirar hacia los lados

Significa aburrimiento. Inconscientemente buscamos una salida para acabar la conversación.

Tocarse la nariz

Generalmente indica que la persona que realiza este gesto está mintiendo. También es probable que solamente esté irritada o molesta. Como he dicho anteriormente, estos gestos no son verdades absolutas y deben interpretarse en el conjunto de la conversación.

Frotarse los ojos

Denota el deseo de no mirar a la persona con la que se está hablando para no sostener la mentira.

Sostener la mirada durante mucho tiempo

También revela una mentira. Es un intento de mantener la mirada para no revelar gestos que hagan creer a nuestro interlocutor que mentimos.

Ocuparse la boca

Llevarse un dedo o algún objeto a la boca indica falta de seguridad o la necesidad de tranquilizarse.

Tocarse la oreja

Significa que no se desea escuchar los palabras que se están oyendo. Es probable que si tu interlocutor hace este gesto esté deseando que dejes de hablar.

Sonrisas falsas

Este es un clásico dentro del lenguaje corporal. Las sonrisas auténticas son las que forman arrugas alrededor de los ojos al esbozarlas. Si no ves estas arrugas, es que la sonrisa es forzada.


No debe interpretarse un gesto aislado como una indicación inequívoca del reflejo de una emoción interna

¿Qué se puede averiguar por la posición de nuestra cabeza?

La cabeza también se encuentra en el foco de nuestro interlocutor. ¿Qué puede revelar de nosotros?

Asentir con la cabeza

Es una expresión positiva que indica aceptación. Pero si se realiza varias veces rápidamente puede indicar que ya no se quiere escuchar más.

Ladear la cabeza

Puede expresar confianza, ya que exponemos el cuello a nuestro interlocutor. Aumenta la confianza del interlocutor.

Levantar la cabeza y el mentón

Es un gesto desafiante que indica agresividad y fuerza.

Apoyar la cabeza en la mano.

Con la mano abierta indica aburrimiento. Hacerlo sobre un puño cerrado puede denotar interés y que se está evaluando lo que se escucha.

Las extremidades también hablan

Aunque no se encuentran constantemente en el foco visual de nuestro interlocutor, los movimientos de nuestras extremidades también dice cosas evidentes.

Encoger los hombros

Este no siempre es un movimiento involuntario. Denota incertidumbre.

Cruzar los brazos

Es un gesto que siempre se interpreta negativamente. Indica rechazo hacia el interlocutor, estar en desacuerdo.

Cogerse un solo brazo

Cruzar un brazo sobre el pecho para cogerse el otro indica inseguridad.

Cruzar los dedos

Indica ansiedad e inseguridad.

Juntar las puntas de los dedos

Significa seguridad en uno mismo. Aunque con mucha frecuencia también se percibe como una cierta arrogancia.

Las manos. La expresión corporal

Imagen por JORGE LOPEZ en Unsplash

Cogerse las manos por detrás de la espalda.

Indica seguridad en un mismo y ausencia de miedo.

Temblor de piernas

Es un reflejo de la irritación interna, aunque también puede significar ansiedad.

Cruzar una pierna elevada sobre la otra.

Es un gesto típicamente masculino. Indica una actitud competitiva. El sujeto se está preparando probablemente para una discusión.

Piernas o tobillos cruzados

Es una posición defensiva. El sujeto se muestra cerrado a su interlocutor.

Como usar el lenguaje corporal a nuestro favor

La experiencia y el sentido común son la mejor baza para interpretar estas señales y para utilizarlas nosotros. Algunas personas intuyen todo esto de forma natural, mientras que otras tienen más dificultad, en función de su intuición y empatía.

Imagen de portada Mimi Thian en Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *